Imprimir

VERSION IMPRESION

¿cómo plantar rosas?

Los actuales rosales poco se parecen a sus antepasados silvestres, de floración tan fugaz, que pueblan la tierra desde hace millones de años antes que el hombre. Se han encontrado algunos rosales fósiles en Francia, Cercano Oriente y América.

Muchas de estas antiguas especies aún sobreviven; hay probablemente unas 150 ellas que, aunque hayan recibido una denominación latina, no son especies, sino híbridos de verdaderas especies silvestres. Muchas de ellas tienen flores dobles o semidobles mientras; que, con una sola excepción, las especies genuinas sólo tienen cinco pétalos sencillos.

El cruce accidental fue el responsable de la creación de las primeras familias de rosas, ya que hasta el siglo XVIII nadie se había dado cuenta de que la polinización cruzada que llevaban a cabo las abejas y otros insectos era la responsable de la aparición de nuevas variedades. La creación artificial de nuevos híbridos por el hombre es una ciencia relativamente nueva, como se puede ver.

Rosa gallica: la más antigua

Rosa gallica o rosal de Francia (Ilamado también castellano en España) es la más antigua rosa cultivada conocida, estando documentada su existencia ya en el siglo XVI.

Mucho antes se cultivaba en enormes cantidades R. gallica, y posiblemente alguna variedad de Rosa damascena, en Pestum, en Italia para adornar y perfumar las fiestas romanas y otras celebraciones. Los rosa es damascenos y otra raza, Rosa alba se cultivaban también a gran escala para la producción de esencia de rosas en los países balcánicos y en Turquía y, en menos medida, en Francia. Con una antigüedad de cientos de años a sus espaldas esta industria aún perdura.

Como se deduce de la lectura de antiguos herbarios, al rosal se le atribuían innumerables propiedades medicinales. Los romanos creían que una preparación compuesta a partir de una especie silvestre, Rosa canina, curaba la hidrofobia, un síntoma de la raba a. y a ello debe su nombre esta planta.

Las floribundas

Estos rosales tienen hábitos de crecimiento diferentes, con flores más pequeñas y dispuestas en ramilletes sobre ramas trepadoras. Los floribunda nos han llegado a través del cruce entre rosales de China y el trepador R. multiflora. Cruzado con rosales arbustivos dio origen a los primeros rosales Polyantha, que llegaron a ser muy populares antes de la Segunda Guerra Mundial. Se trataba de plantas pequeñas, arbustivas, con flores diminutas en apretados ramilletes que exhiben su colorido antes de sucumbir ante el mildiu, al que son muy sensibles.

En 1924 el viverista danés Svend Poulsen puso a la venta los Else Poulsen y Kirsten Poulsen; las había obtenido cruzando rosales Polyantha con híbridos de té, conociéndose como polyantha híbridos o simplemente polyantha. Fueron los primeros en parecerse a los floribunda tal como los conocemos hoy, aunque hasta después de la Segunda Guerra Mundial no alcanzaron popularidad y no recibieron este nombre. La actual tendencia de hibridación va hacia rosales floribunda con flores mayores, en forma de híbridos de té, y que se conoce como floribunda-híbrido de té. La Federación Mundial de Sociedades de Rosas está debatiendo el empleo de un nuevo término -floración en ramillete para englobar a todos los rosales en los que las flores no aparezcan aisladas al extremo de una rama.

Variedades de rosas

Hay otras líneas de evolución de los rosales que no hemos mencionado. Los rosales trepadores proceden de especies como R. wichuraina, a veces cruzada con híbridos de té y otros rosales, y los de enredadera. de la especie china R, gigantea y otras enredaderas naturales.

Rosa centifolia, enormemente popular en otros tiempos, está considerada como el resultado de un cruce entre Rosa alba y Rosa canina. Se desarrollaron ampliamente en Holanda y tienen flores globulares «dobles de verdad». Una mutación del centifolia dio lugar al primer rosal musgoso. Ha habido pocos avances recientes, a excepción de la producción de un musgoso amarillo y, en los Estados Unidos, de musgosos miniatura.

Los rosales rugosos, los Ramana del Japón, han dado lugar a una serie de rosales arbustivos de primera categoría pero que han tenido poca importancia en la historia del rosal.

La evolución de las rosas

Mirando hacia adelante, ¿en qué dirección apuntan las tendencias en la evolución de los rosales? Los mejores viveristas tratan de conseguir rosales cada vez más sanos. No obstante, se tardan unos ocho años en obtener y comercializar un rosal nuevo, lo que exige una gran dosis de paciencia a cultivadores y compradores.

Se busca continuamente la rosa azul. Entre los componentes de la rosa no se encuentra el delfinidio, ingrediente esencial de las flores azules, por lo que es extremadamente improbable lograr nada más próximo al azul que el actual híbrido de té Blue Moon, que en realidad es malva-lila.

Son relativamente pocas las especies y rosales antiguos que se han incorporado a los programas de hibridación de los cultivadores.

BricolajeHogar.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<