Imprimir

VERSION IMPRESION

El jardín de invierno

La caída de las hojas, la lluvia persistente, y un cielo grisáceo nos anticipan la llegada del invierno. La naturaleza comienza a aquietarse, y como en todos los órdenes de la vida, el descanso es fundamental para una eficiente actividad posterior.

Durante estos meses, ante la llegada del frío, será conveniente preparar las distintas especies para que soporten las bajas temperaturas lo mejor posible y para que a su vez vayan acumulando las reservas que en primavera serán una explosión de color.

Cuidados generales de las plantas de invierno

Las lluvias frecuentes caracterizan el período por lo tanto una de las primeras medidas a tomar será la reducción y espaciamiento de los riegos, ya que hacerlo sobre la tierra helada es muy perjudicial. El otoño trae aparejados cambios: los árboles de hoja caduca pierden su follaje, que podrá ser utilizado para abono orgánico solo después de una buena desinfección porque suele contener huevos y larvas de insectos que son una amenaza y que exigen, una prevención adecuada para no tener problemas posteriormente. También podemos quemarlas, pero en todo caso lo que se impone es hacer una limpieza a fondo del jardín, rastrillando a conciencia, al mismo tiempo que haremos una poda de limpieza para eliminar flores marchitas, ramas secas, etc. Ante la aparición de los primeros fríos podemos proteger nuestras plantas, cubriendo la base con paja o simplemente con tierra amontonada, con bolsas de arpillera o telas de plástico especialmente las que sabemos son de origen tropical.

Si el suelo se mantiene más o menos seco podemos cavar la tierra y también abonarla. Del mismo modo si las lluvias son muy abundantes, debemos evitar la excesiva humedad que puede provocar la podredumbre de las raíces: el rocío nocturno es suficiente.

En esta época ninguna tarea es imprescindible, pero sí podemos ocuparnos en comprobar el estado de nuestras herramientas de trabajo y también, siempre que el tiempo lo permita, remover la capa superior de la tierra del jardín para airear el suelo y evitar que se formen costras.

Plantas de interior

Habrá que regarlas con agua a temperatura ambiente, sin mojar las hojas ni encharcar la tierra, deberán ser abonadas con fertilizantes líquidos disueltos en el agua y fertilizantes orgánicos en polvo que se esparcirán sobre la superficie de la maceta. En la medida que el invierno se acerque se suprimirán los abonos y se les proporcionará abundante humedad pero no calor, ya que no es conveniente que se activen los procesos biológicos durante el reposo otoñal. Esta es una buena época para las azaleas, coníferas, hiedras y madreselvas.

No debemos olvidar tampoco que las plantas de interior "sufren" con el calor de las estufas y radiadores: un recipiente con agua que evapore les ayudará a recuperar la humedad que necesiten.

Plantas aromáticas

Los amantes de las plantas aromáticas deberán tener un gran cuidado a medida que las temperaturas bajen, ya que estos vegetales son originarios de países cálidos y sufren mucho con el frío. Se podarán las especies que se hayan desarrollado mucho o que se conserven en setos como el tomillo y la lavanda y se realizarán las labores de recolección y secado.

La mayoría de las especies permiten la separación de esquejes para su reproducción, los cuales deberán ser protegidos en su parte más baja por paja, hojas secas o turba en el momento de la replantación para poder alargarles la vida. Será conveniente además taparlos con un plástico u hojas secas. Se pueden plantar laurel, tomillo, perejil, lavanda y romero.

Bulbos

Deben abonarse cada 15 días sobre tierra húmeda pero hay que evitar regar los lugares donde se hallen los bulbos que tendrán que ser guardados hasta la primavera, ya que para que se conserven bien deben estar totalmente secos en el momento de retirarlos y no recibir más que un tratamiento de saneamiento antes de ser guardados. Aquellos bulbos que ya terminaron de florecer, (nardos, jacintos, tulipanes, azucenas, dalias) serán retirados y guardados en un lugar seco, sombreado y fresco y si es posible habrá que espolvorearlos con insecticida para no encontrar habitantes molestos cerca de las estaciones cálidas.

Catus

Hay que diferenciar entre los cactus de balcones y terrazas y aquellos que están el interior de la vivienda. Los primeros recibirán un riego cada dos semanas y habrá que protegerlos poniéndolos en los rincones para que estén relativamente resguardados del frío. No es conveniente tenerlos muchos días expuestos a temperatura bajo cero.

Trabajo en invernaderos

El cambio de estación obligará muchas veces a trabajar bajo techo, este tipo de tarea suele volverse tediosa si no conservamos un cierto orden. Habrá que clasificar las semillas y tener a mano los utensilios necesarios como herramientas, cajoneras, macetas y tierra de diferentes tipos para realizar las mezclas que cada especie requiere.

Es aconsejable tener una regadera que esté cargada continuamente con agua para que en el momento del riego, ésta se encuentre a temperatura ambiente y habrá que diferenciarla de aquella que usemos para diluir los abonos líquidos a fin de no tener sorpresas indeseadas.

Por otra parte es sabido que en un ambiente cálido enterrando nada más que un tercio del total, se pueden forzar las floraciones de las plantas bulbáceas como amarilis, campanillas blancas, fressias y tulipanes tempranos. Por lo general, éstos no volverán a florecer al año siguiente ya que su ciclo se ha visto afectado. Es el momento de esquejar las hiedras de hoja pequeña y también de preparar los semilleros de conejitos, begonias, claveles y geranios.

Trucos de bricolaje jardinería

Todas las plantas necesitan luz, en mayor o menor grado para vivir. Saber cuánta y en qué forma les será mas provechosa, es cuestión de observación y un poco de “maña” de parte del jardinero. Para empezar hay muy pocas que gusten de la luz directa, la mayoría prefiere recibirla en forma indirecta, a través de una ventana orientada al norte o al oeste. Haga esta prueba antes de ubicar una planta interior en algún lugar de su casa: si Usted puede leer los renglones que siguen, manteniendo esta revista a la distancia de su brazo extendido, y la luz le resulta suficiente, ha encontrado un sitio donde ella se encontrará cómoda ayudará a recuperar la humedad que necesiten.

BricolajeHogar.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<