Imprimir

VERSION IMPRESION

Luz adecuada para las plantas

En un jardín, las diferentes especies que cultivemos requerirán de diferentes necesidades, cuidados y tareas de mantenimiento específicas, propias de cada género. Algunas plantas son más que sensible que otras, algunas se adaptan a las sequías y otras a la media sombra.

Sin embargo, y más allá de excepciones, las plantas precisan de algunos elementos básicos para su mejor desarrollo y crecimiento. Dentro de esta serie de tareas esenciales que requiere una planta, encontramos que uno de los puntos más importantes es la luz.

No es un aspecto sencillo de sobrellevar, sobre todo porque cualquier exceso, ya sea en demasía o en escasez, afectará la salud de la especie. Lo más importante es alcanzar un equilibrio, y no nos referimos a la cantidad de horas que deban estar expuestas al sol, sino a la intensidad y a la uniformidad con que se exponen. Lo importante es no solo una parte de la planta reciba la luz, sino que la reciba de forma compacta; de lo contrario la planta puede torcerse en su crecimiento, apuntando hacia el sol.

La floración

Durante la floración la luz que reciba la planta es sustancial para su salud. Que la especie apunto de florecer reciba mucha cantidad de luz afectará considerablemente el proceso de floración. A su vez, tampoco debe ser muy escasa la luz, pues las flores e marchitarán velozmente, y el crecimiento será muy despacio.

Con las altas temperaturas que e acercan en la primavera, el cuidado debe ser intensivo. Aun las plantas que requieran de mucha luz deben cuidarse. Un buen termómetro para reconocer cómo la luz solar está actuando sobre las plantas, son sus hojas.

Las manchas marrones o amarillas en las hojas denotan que la cantidad de luz que está recibiendo la planta es demasiada.

BricolajeHogar.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<