Imprimir

VERSION IMPRESION

Setos y borduras en el jardín de la casa

La formación de setos y borduras constituye una parcela de singular importancia dentro de la jardinería, por lo cual la elección de las plantas adecuadas resulta de un evidente interés, si se quiere acertar en el paisajismo.

Son muchas las plantas que se emplean actualmente para formar setos, dependiendo de lo que se pretenda, ya que no es lo mismo un seto bajo o bordura que un seto alto, que puede llegar a servir, incluso, de cortavientos. Por otra parte, en la creación de setos dentro del jardin de la casa, se busca unas veces el establecimiento de formas perfectamente geométricas, lo que exige una atención preferente a los recortes, mientras que otras se prefiere disponer de setos un tanto informales, en los cuales la geometría pierde su importancia y, por consiguiente, los recortes y podas tampoco son muchos.

Espino de fuego

Dentro de los setos de carácter informal, los constituidos a base de Pyracantha (espino de fuego) adquieren en poco tiempo un desarrollo realmente grande, teniendo, además, la ventaja adicional que supone su espléndida floración y la posterior existencia de frutos anaranjados y rojizos que persisten hasta entrado el invierno.

Acacia de tres espinas

Otra especie de rápido crecimiento muy utilizada para la formación de setos vivos es la acacia de tres espinas (Gledystchia triacanthos). Los setos de acacia adquieren una espesura notable en pocos años, lo que unido a las espinas de que están provistas sus ramas, les convierte en verdaderas barreras impenetrables para personas y animales.

Aligustre

Una de las plantas que más se utilizan para la formación de setos altos, por su rápido desarrollo, es el aligustre (Ligustrum). Los setos de aligustre, si se atiende convenientemente a su poda y recorte, se pueblan de vegetación desde la base hasta su extremo, dando lugar a verdaderas barreras. El inconveniente fundamental de los setos de aligustre es que la mayoría de las especies son de hoja caduca, por lo que durante el invierno quedan desnudos de vegetación. Sin embargo, la especie Ligustrum japonica es de hoja persistente y, aunque la vegetación invernal deja bastante que desear, siempre se mantiene en el seto algún grado de verdor.

Coníferas

Algunas coníferas son también plantas insustituibles para este fin, pudiéndose emplear cuando se quiere lograr en pocos años un seto alto y tupido. De las especies empleadas para esto, es quizá el Cupressus arizonica la que más auge ha experimentado, y ello porque une a su rápido desarrollo sus características de rusticidad e, incluso, de la belleza de su follaje, en particular la variedad C. arizonica glauca. Cupressus macrocarpa también se emplea con éxito para setos, si bien resulta más delicada que la anterior. Cupressus sempervirens, es otra posibilidad de elección entre estas resistentes plantas.

Otra conífera de rápido crecimiento, indicadísima por tanto para formar setos altos, es la Thuja orientalis (tuya). Esta planta, que se presta perfectamente a toda clase de podas, da lugar a setos altos y tupidos, que se puede emplear perfectamente para la creación de cortavientos.

Y por último, señalaremos la posibilidad de establecer setos a base de la plantación de estacas de árboles de crecimiento rápido, como los chopos. Los setos de Populus nigra pyramidalis adquieren un desarrollo extraordinario, tanto en altura como en anchura, debiéndose plantar las estacas con poca separación.

El espino de fuego (Pyracantha) con sus bayas naranja se emplea para setos informales de media altura.

BricolajeHogar.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<