Imprimir

VERSION IMPRESION

Soluciones para puertas mal colocadas

Existen diferentes soluciones para una puerta que se colocó de mala manera, siendo rápidas y sencillas de realizar, sin la necesidad de acudir a un profesional o un técnico, por lo tanto, sin la necesidad de gastar dinero en su arreglo, en una simple tarea de carpintería.

Por un lado, una de las posibles soluciones es la de elevar el eje de la puerta, sobre el cual ésta gira. Esta primera opción se realiza de la siguiente forma. Lo más simple es la colocación de arandelas en las bisagras de la puerta, que logren la adaptación a los vástagos, y así levanten a la puerta lo que sea necesario. Aquí, uno de los inconvenientes puede surgir a partir de que no haya espacio suficiente en la zona superior de la puerta. 

Resolver el problema es bien sencillo y hay dos rápidas posibilidades para arreglarlo: levantar el eje sobre el que gira, o recortar la puerta unos milímetros por debajo. Si esto es lo que sucede, se deberá optar por la siguiente forma de solucionar el problema.

Adaptación de la puerta

La otra posible opción para solucionar el problema de una puerta mal colocada, es la de la adaptación de la misma al espacio que dispone. Esto significa cortar, mínimamente, la base de la puerta. Para esto se debe recortar, solo los milímetros necesarios, la base de la puerta de madera, hasta que calce adecuadamente sobre los pernos.

Para esto sólo bastará con cepillar ligeramente, desde la parte posterior hacia la anterior. Debe ser de forma suave, pues puede resultar que se arranquen algunas astillas en el proceso, dañando más la puerta. En el caso de que sea necesario un corte mayor de la base de la puerta, deberá recurrir al uso de una sierra, teniendo las precauciones necesarias de no quitar lacas de pintura en la tarea.

BricolajeHogar.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<