Imprimir

VERSION IMPRESION

Tapizado de muebles

En esta ocasión nos ocuparemos de una de las modalidades en tapizado, a partir de espuma de poliéster, ya que el tapizado tradicional con resortes, muelles y otros serán objeto de futuros artículos. Vaya este pequeño ensayo de trabajos de carpintería para introducirnos en el mundo de tapizado de muebles.

La base de estas banquetas se podrá encontrar en tiendas de carpintería especializadas o mueblerías así como en casas de bricolaje. Los encontrará de varios estilos y tamaños: Elija el que se adapta al estilo de su casa. Generalmente vienen bastante bien acabados, no siendo necesario retocarlos salvo un buen lijado. La estructura de las patas está clavada en una base, una vez que se ha lacado o barnizado la madera ya se puede comenzar con el tapizado de muebles.

Los primeros pasos del tapizado de muebles

Comenzaremos por repasar ligeramente con una lija de mano la superficie de la madera. Siempre tendremos en cuenta lijar a favor del veteado. Será suficiente una ligera pasada. Con un paño limpio o brocha grande retiraremos el polvo que se haya originado. Ahora es el momento de dar una mano de tapaporos. Ayuda a la madera y nos supone un ahorro considerable de barniz y/o pintura. En este paso nuestro escabel tomará un ligero tono tostado. Si el aspecto resultase aún áspero, repetiremos la pasada de lija para volver a dar una capa de poros. Seguidamente pasamos a barnizar. Se ha elegido un barniz colorante de color castaño, intentando de esta forma conseguir un escabel con aire antiguo, dado en primer lugar por el diseño de sus patas y en segundo, por el lugar donde va a ir destinado. En el segundo banquillo hemos dado una simple mano de barniz incoloro, resaltando el veteado de la madera y dejando así un escabel que se adapta a espacios más informales. Otra opción a tener en cuenta es la pintura. Podemos pintar con esmalte satinado en un color que armonice con el diseño de la tela elegida. Es una opción. Nos dará un resultado más sorprendente y atrevido.

Un tapizado de muebles muy sencillo

A la hora de comprar una tela para el tapizado del escabel, tendremos que contemplar que esté en armonía con el estilo del mismo, como así también el entorno al que va a ir destinado. La tapicería la elegiremos siempre de buena calidad, resistente y si es posible, fácil de limpiar. Cuidado con las telas que tienen dibujos centrales, pues tendremos que guardar la misma distancia lateral y colocarla a la misma altura. Si la tela elegida es muy clara o fina al tacto, será conveniente en primer lugar, tapizar el escabel con una tela blanca y algo más gruesa para dar consistencia (por ejemplo de nylon), evitando por otra parte que se transparente. La goma espuma, la encontraremos de varios grosores. Todo depende de la altura que pretendemos darle al sillón (también es factible poner dos juntas, una sobre la otra); esta goma espuma .ce fabrica con látex de caucho natural, caucho sintético o con mezcla de los dos.

La encontramos en el mercado con una cara lisa y otra con agujeros grandes, o toda con agujeros pequeños o por el contrario con todas las caras lisas. Sea cual sea la que elijamos colocaremos siempre la cara lisa hacia arriba

Se vende en planchas grandes, o cortada en tamaños más o menos estándar. A la hora de medir la espuma tendremos que sumar de dos a tres centímetros más para todo el contorno de la estructura, siempre y cuando vayan a ir redondeados. Para el acabado final elegiremos un galón que concuerde en el tono con la tapicería. También podemos finalizar la labor con clavos ornamentales. Para que éstos nos queden simétricos existe hoy en día una serie de guías de plástico. Si no se consiguieran, convendrá señalar sobre una tira de papel las marcas y antes de dar los últimos martillazos se arranca la tira de guía. Esta forma de tapizar es una de las más fáciles.

BricolajeHogar.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<