Imprimir

VERSION IMPRESION

Instalación de focos

Un foco o punto de luz concentrado sobre un lugar determinado consigue unos efectos especiales y prácticos, a costa de una sencilla instalación. Se caracteriza por emitir un haz de luz "direccional", es decir, no difusa, tal como suele ocurrir con las lámparas corrientes. Por este motivo se puede encarar hacia una zona determinada y resulta sumamente útil cuando se quiere iluminar un sector específico de un ambiente (un elemento decorativo, un sitio de trabajo concreto o de estudio que requiere una luz concentrada, etc.).

  • Dado que un foco emite un haz de luz restringido, sirve asimismo para dar énfasis a un detalle arquitectónico, un cuadro o un objeto interesante, creando un polo de atención independiente de la iluminación ambiental.
  • Los focos pequeños pueden orientarse, por lo que es posible cambiar la zona de iluminación y dirigir el haz de luz hacia otro punto.
  • Los focos son esencialmente de dos tipos: los de interruptor incorporado y los que se tienen que accionar desde un interruptor exterior. Los primeros resultan de fácil instalación, pues sólo requieren una derivación eléctrica proporcionada por la propia conexión que, generalmente, tiene el aparato. Sólo hay que tener en cuenta que se pueda acceder fácilmente al aparato, lo cual no ocurre siempre. Los focos del segundo tipo permiten ser instalados en cualquier sitio, ya que el interruptor que los pone en funcionamiento está en un lugar muy asequible; pero esto requiere un circuito más complejo.
  • En el mercado hay un extenso surtido de estos aparatos para elegir según cada caso concreto.
  • Las bombillas se eligen en función del tipo de foco: por regla general se prefieren bombillas del tipo opal con bulbo chato o bien bombillas con cúpula plateada que no deslumbran con una luz directa. Para concentrar un haz de luz sobre una zona determinada, se pueden emplear bombillas especiales con un bulbo reflector parabólico.
  • Hay también focos concebidos para un uso semifijo. Están dotados de un tornillo que se puede apretar más o menos, o bien disponen de una pinza con resorte que se instala fácilmente en el grosor de un estante, de un saliente de mesa, de un montante de librería, etc.

El circuito

El circuito de alimentación de un foco con interruptor incorporado es sencillo. A partir de una caja de empalmes cercana o de una toma de corriente se consigue una fácil prolongación mediante un cable flexible con conductores de 1,5mm de sección. Si se dispone de toma de tierra el cable deberá ser tripolar, para realizar la correcta conexión con la toma de tierra existente en la instalación general.

La derivación puede realizarse con cualquiera de los sistemas normales: empotrada, superpuesta tras moldura o a la vista. Lo que se ha de tener presente al efectuar las conexiones es que se empalmen correctamente los hilos: el conductor de fase debe unirse con el contacto central del aparato y el neutro en el asiento fileteado del portalámparas. El hilo de tierra se empalma a una parte metálica del aparato.

Si el encendido se realiza a base de un interruptor exterior, el empalme a la red es el mismo que el que se tiene que realizar para cualquier otro punto de luz: la fase debe llegar al foco a través del interruptor, en tanto que el neutro y la toma de tierra llegan directamente a la red.

A tal fin, desde la caja de empalmes vecina se hace partir un cable de dos conductores de 1,5mm de sección, que tendrá que llegar, protegido por una conducción, hasta el interruptor. En la caja de empalmes uno de los hilos se enlaza con el conductor de fase de la línea principal. Así, la fase se envía al interruptor que se encarga de cerrar o abrir el circuito, devolviéndolo otra vez a la caja de empalmes a través del segundo hilo.

Este segundo conductor y los de la red -el neutro y el de tierra- se empalman a los conductores de un cable tripolar (de tres conductores de 1,5 mm2). El empalme con el foco se hace como se ha dicho.

El montaje

Por regla general, lo más difícil es llevar el cable hasta el foco y hasta el interruptor. Se puede hacer mediante unas conducciones externas o escondidas tras una moldura.

Si hay poca distancia, cabe utilizar cables con doble aislamiento (es decir, aquellos en los que cada conductor tiene su propio aislamiento y todos están envueltos además por un aislamiento general) y aplicarlos a la pared mediante grapas o ganchos de plástico en los que el clavo no perfora el cable.

Si se adopta este tipo de cable, procurar que discurra a lo largo de una cornisa, una moldura o un zócalo, para que resulte menos visible.

Cuando el circuito eléctrico se ha completado, se puede montar el foco fijando en la pared, con un par de tacos expandibles, el soporte.

Es conveniente fijar el cable en el anillo de retención (que suele estar incluido en el soporte), o recurrir a un grosor de tira aislante para evitar que, al tirar del cable, se arranquen los conductores.

Es importante, si se dispone de toma de tierra, conectar su conductor al armazón metálico, así como el de fase al borne central del portalámparas, en tanto que el neutro se fijará en el otro borne de la rosca. Finalmente, se podrá montar el cuerpo del foco sobre su soporte.

Luego se tendrá que elegir la bombilla adecuada. Si el foco es del tipo de bombilla saliente, asegurarse de que no pueda resultar afectada por un golpe.

BricolajeHogar.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<