Imprimir

VERSION IMPRESION

Instalación eléctrica

Desde la red local la corriente eléctrica entra en la casa por líneas aéreas o subterráneas, atraviesa primero los contadores y luego una caja de fusibles o, preferiblemente, un disyuntor. Este ofrece importantes ventajas en cuanto seguridad, y puede volver a conectarse después de un corto circuito sin necesidad de remover ninguna pieza.

De la línea principal parten las líneas secundarias o derivaciones destinadas a alimentar las lámparas y aparatos de cada una de las habitaciones. Es conveniente que cada uno de estos circuitos posea también un fusible que lo interrumpa en caso de accidente.

Tubos de metal

Los cables eléctricos corren dentro de tubos de metal, caucho o plástico metidos en la mampostería. Este sistema permite renovar la línea sin deteriorar el revoque, pero en algunos casos pueden hallarse cables colocados "en paralelo", directamente bajo el revoque.

Especialmente en este último caso, debe evitarse el daño accidental de los cables por la colocación de clavos, grampas u otros elementos de sujeción. Esto no es difícil si las líneas están tendidas correctamente, sólo en sentido horizontal o vertical, de modo que teniendo en cuenta el lugar que ocupan los interruptores y tomacorrientes, es posible determinar su ubicación.

Mantenimiento de los aparatos eléctricos

En las instalaciones eléctricas, la actividad del aficionado se limita a conectar y mantener los aparatos utilizados en la casa. En todo trabajo en las líneas, el primer mandamiento es cortar la corriente, y para ello no es suficiente mover la llave general o del disyuntor, además conviene sacar los fusibles principales. Las reparaciones mayores y complicadas deben reservarse -también por razones de seguridad- a un profesional.

BricolajeHogar.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<