Imprimir

VERSION IMPRESION

Cómo preservar las tuberías

En la mayoría de los casos los problemas con las tuberías de baños y cocinas provienen de los desagües, sobre todo si los inconvenientes son en relación a feos olores. Esto puede ser ocasionado por atascamientos de residuos. Habitualmente estos atascamientos se dan en los sifones de las tuberías, es decir en las uniones de los desagües. Los residuos se amontonan en los sifones, se descomponen y expiden tales aromas.

La forma más simple tanto para solucionar como prevenir esta dificultad, es la de quitar mensualmente la tapa del sifón y limpiarla interiormente. Las dificultades al momento de la limpieza se pueden dar por la variedad de sifones existentes. Pueden ser sifones integrales, de botella o con tapón. Este último es el más simple de limpiar. Quitando el tapón ubicado en el codo del tubo se hace fácilmente.

Cuando es un sifón integral, con forma de curva y unido al sanitario mediante tuercas, se debe desmontar completamente. Cuando es de botella también es complicado, debiendo destornillar y quitar la base. En ambos casos conviene revisar las juntas, que no estén dañadas.

Ruidos en las tuberías

Otro indicio de que el funcionamiento de las tuberías no es el correcto, es el de los ruidos poco comunes cuando se utilizan los grifos. Estos problemas radican, posiblemente, en la entrada de aire a las tuberías. Cuando ocurre esto, se da que el agua lleva consigo las burbujas de aire y los diferentes tipos de suciedad que haya en las tuberías.

La solución es purgar las tuberías. Esto se realiza mediante la implantación de presión sobre las cañerías. Con un pedazo de manguera conectada desde el grifo que tiene las dificultades al grifo del regadero, abrimos ambos durante algunos minutos. Verificamos si el ruido permanece. Si no es así repetimos la operación hasta que haya desaparecido.

BricolajeHogar.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<