Imprimir

VERSION IMPRESION

Herramientas eléctricas

El mayor enemigo de casi todos los aparatos eléctricos portátiles es el polvo. Es indispensable limpiar con frecuencia las tomas de aire del motor de las taladradoras, sierras circulares, etc. Un buen aspirador con una boquilla pequeña es el instrumento adecuado para esta operación, salvo en el caso de que el polvo haya quedado pegado debido a la crasitud; entonces se tendrá que arrancar con una espátula todo lo que sea posible, poniendo atención para que no se empujen hacia el interior de la máquina las partículas arrancadas.

Manuales de instrucciones

  • Los manuales de instrucciones que acompañan a todos estos aparatos proporcionan las normas necesarias para su mantenimiento. De todos modos, y salvo que se esté muy seguro de la propia habilidad, no es aconsejable desmontar una herramienta eléctrica: será más práctico llevarla a los servicios de postventa, a cargo de personal especializado.
  • También es imprescindible prestar atención al cable de alimentación. Si se ha deteriorado, remplazarlo inmediatamente. El tramo más propenso a rotura es el que se halla cerca de su entrada en la máquina.

Brocas

Además de lo ya dicho sobre las brocas helicoidales, hay que tener en cuenta otros tipos de brocas cuyas puntas, especialmente si disponen de centradores, hay que reafilar manualmente, teniendo muy presente que la capacidad de penetración depende de la forma y del ángulo de ataque de dicha punta, a la que no se han de ocasionar alteraciones.

  • La herramienta más indicada para ello es una lima o limatón de granulación fina, y con la forma y las dimensiones adecuadas. También se logra un trabajo muy apurado con una piedra abrasiva de sección cuadrada, rectangular o triangular, lubricándola periódicamente con aceite.
  • En las barrenas y puntas de centrado se deben retocar muy ligeramente las espiras, eliminando la menor cantidad posible de material.

BricolajeHogar.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<