Imprimir

VERSION IMPRESION

Albañilería y pintura

Hay dos causas fundamentales que nos darán motivo de trabajo en este primer intento de aproximación a la albañilería: la humedad o el desvanecimiento de los materiales por envejecimiento. Y otras dos que suelen ser menos frecuentes pero que tienen también su importancia: resquebrajamiento por vibraciones del terreno y caída del revoque por algún golpe o roce.

En el primer caso, caída del revoque por humedad es recomendable tener mucha paciencia y ser consciente de que cualquier remedio que no ataque a la causa es poco remedio. Y las más de las veces combatir a la humedad no es fácil aún para los profesionales. Si sabemos de dónde proviene el agua, primero arreglar la pérdida y luego seguimos con el parche.

Tanto si la causa es la humedad como el ahuecamiento por disipación de los materiales siempre la zona afectada presentará aglobamiento y con solamente golpear con los nudillos de la mano delatará por su sonido que estamos en presencia de una zona a reparar.

¿Cómo realizar el trabajo de albañilería y pintura?

Con una espátula o cuchara de albañil limpiar el área afectada hasta dejar el ladrillo al desnudo. Salvo raras excepciones hará falta recurrir a la maza y el cortafierro. Pero si se va por el camino de la contundencia tenga cuidado que el entusiasmo puede llevarlo a romper más de lo necesario con lo que el simple parche puede transformarse en una verdadera obra mayor.

Si lo que cae con facilidad es una capa superficial es porque el único que está degradado es "el fino" con lo que se reduce el trabajo. De cualquier manera, esta tarea de limpieza y rasqueteo debe ser realizada sabiendo que un revoque nuevo sobre una base suelta o polvorienta no servirá de nada.

Si colocó diarios, un trapo o un plástico para proteger el piso y está seguro de que ya cayó todo e revoque que tenía que caer es e momento de recoger los escombros y barrer.

Vuelva a poner la protección a piso y con un pincel o brocha asperje agua abundante en la zona a reparar. También puede recurriré un rociador de la ropa de planchar si el parche es chico. Lo importante es que quede bien mojado. Para evitar el chorreo que a la larga hará charcos en el piso, es conveniente echarle agua dos veces con intervalo de pocos minutos

Herramientas y materiales para reformas de albañilería y pintura

  1. Pocas herramientas y bajo costo
  2. Limpiar a fondo humedecer bien
  3. Cal cemento y arena bien medidos. Mantener las proporciones cuidadosamente.
  4. Mazclar hasta que los productos formen un polvo de color parejo.
  5. Agregar el aguay amasar.
  6. Si todo está bien, la mezcla no se pega ni a la cuchara ni al balde.

fotos de este artículo

BricolajeHogar.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<