Imprimir

VERSION IMPRESION

Revestir con cerámica

Si usted ha decidido revestir con cerámica deberá proceder de igual forma que con los azulejos; sin embargo, existen detalles a tener en cuenta que son exclusivos de este producto.

Las cerámicas se comercializan clasificadas con un número de tono; cuando compre las cajas verifique una por una para evitar contratiempos a la hora de su colocación.

Para lograr el equilibrio de coloración es aconsejable mezclar las piezas antes de su colocación. En este sentido vaya sacando una cerámica de cada caja y colóquelas en este orden, ya que siempre existe una pequeña variación de matiz de una caja a otra, pero que no se notará cuando se hallen instaladas. En cuanto a los sistemas de colocación, existen dos alternativas: el sistema mortero tradicional (prácticamente en desuso) y el sistema de capa fina. El primero requiere sumergir la cerámica en agua limpia durante unos minutos como paso previo a su colocación. Si opta por este método recuerde que la cerámica no debe introducirse en el agua con su envase de cartón, ya que podría mancharse como consecuencia de la acción de la tinta del envoltorio o de la oxidación de los ganchos de cierre. En este sistema es imprescindible también mojar los revoques de los muros y las carpetas de los pisos.

Si emplea el segundo sistema, que se trabaja sobre la base de un adhesivo cementicio, no será necesario mojar la cerámica ni los revoques. No obstante, independientemente del método de colocación utilizado, usted deberá verificar que las cerámicas estén libres de polvo antes de su instalación.

Si emplea la cerámica para la pared deberá tener en cuenta una junta deseparación no inferior a los 2 milímetros para que puedan absorberse las posibles dilataciones lineales o las tensiones estructurales.

También tenga en cuenta que al finalizar la colocación debe dejar una pequeña separación y no terminar directamente contra el cielo raso o la abertura limítrofe. Si no lo hace puede llegar a fisurarse el material y hasta desprenderse.

En el piso no sólo deberá tener en cuenta la junta entre una cerámica y otra, sino también una separación perimetral, que para superficies pequeñas debe llegara los 15 milímetros.

Las juntas entre cerámicas deben sellarse con cemento Portland mezclado con arena, marmolina o cuarzo molido. Si quiere dar color a la junta recuerde que no es conveniente utilizar colorantes hidrosolubles, como óxido de hierro o negro de humo, porque pueden manchar la cerámica.

Mantenimiento de la cerámica

Seguramente una vez concluida la colocación de la cerámica quedarán sobre la superficie vitrificada restos de yeso o pastina. Para sacarlos recurra a un preparado de lavandina o cloro diluido al 10 por ciento o bien limpiadores desengrasantes sobre la base de amoníaco. Limpie por sectores y enjuague con abundante agua. Evite utilizar elementos abrasivos mecánicos (esponjas metálicas), pues pueden dañar la capa de esmalte.

Para el mantenimiento diario emplee limpiadores desengrasantes. No intente aplicar ceras o productos basados en siliconas ya que la superficie vitrificada le la cerámica no los absorberá Si luego de pintar as paredes y como resultado de algún descuido usted descubre que sus cerámicas se han manchado, limpie el área con solvente y recuerde ventilar el ambiente mientras realiza esta operación.

Cerámicas sin esmalte

Una vez colocada la cerámica y luego de esperar el proceso de fraguado usted deberá limpiarla con una solución de ácido muriático al 10 por ciento, diluido en agua. Una vez aplicado sobre la superficie enjuague el ácido con abundante agua y deje secar. El paso siguiente será curar la cerámica utilizando una mezcla de querosene y gasoil en partes iguales o bien líquidos curadores que se comercializan en los negocios del ramo y vienen listos para usar. Este tratamiento sirve para obturar la porosidad de la cerámica sin esmalte, impermeabilizándola contra la acción de elementos que pueden mancharla y deteriorar su aspecto. Tanto en el primer tratamiento, como en el segundo, no olvide proteger sus manos y ventilar el ambiente durante el tiempo de trabajo, ya que los vapores de los tres elementos empleados son altamente tóxicos.

En cuanto al mantenimiento diario puede utilizar limpiadores desengrasantes, y si desea lograr brillo, aplique ceras naturales rojas, autobrillos acrílicos, etc., ya que este tipo de cerámica es susceptible delustrado y encerado.

BricolajeHogar.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<