Imprimir

VERSION IMPRESION

Manualidades en vidrio

Hay quienes suponen que los primeros intentos en la realización de vitraux datan de la época de los egipcios. Varios ensayos referentes a lo que sería el vidrio de aquella época, unidos con una suerte de masa que sostiene el diseño, respaldan esta teoría.

Sin embargo, lo que hoy se conoce como vitraux y se conserva en grandes catedrales y castillos, comienza a partir de la necesidad de iluminar y, a su vez, abrigar aquellos gigantescos espacios. De alguna manera había que cubrir los enormes ventanales, pero las planchas de vidrio de la época eran demasiado pequeñas. Resultaba imprescindible seccionar el vidrio y luego unirlo de alguna forma. Entonces, comenzaron a componer el trabajo con perfiles de plomo que ellos mismos trafilaban, y que formaban coloridos diseños, como los que aún se conservan en nuestros días. La composición de muchos de los esmaltes que se utilizaron en aquellos frisos de vidrio se perdieron con el paso del tiempo, y los colores no se pueden repetir en la actualidad. Así ocurre con algunos azules translúcidos o con diferentes tintes rojos.

El vitral

El auge del vitral vuelve a alcanzar un lugar destacado recién a finales del siglo pasado, cuando se retoma a las manualidades en vidrio no sólo en plano, sino también para piezas con volumen.

En la actualidad se recrean los vitraux desde los dictados propios de la era moderna, incluso reciclando vidrio y metales, e incluyendo piedras duras (las llamadas gemas o semipreciosas). Se realizan planos de diseño abstracto, que representan sueños y paisajes de este u otro espacio. Desde los objetos funcionales de uso cotidiano hasta las esculturas con elementos pertenecientes a otras técnicas.

Trabajos sobre vidrio

Para abordar un trabajo sencillo se podrá utilizar un vidrio de 3cm que constituye una medida intermedia. El vidrio puede ser liso o texturado, transparente o de color (en la Argentina existen más de 300 variedades). Convendrá utilizar un cortavidrios de ruedita de corte expuesto, para que al momento de apoyarlo sobre el vidrio, exista la posibilidad de visualizar el punto de apoyo. No será necesario emplear un corta vidrios autolubricado. Los más sencillos y económicos proporcionan excelentes resultados; sólo habrá que mantenerlos sumergidos en aceite lubricante luego de su utilización.

Si el diseño elegido es sencillo Y pequeño (de unos 30 x 40cm), se trabajará muy cómodamente, y se podrá apreciar muy rápido el resultado.

Una vez marcados los moldes del diseño sobre los vidrios se procederá a cortar las piezas. Para ello, hay que ubicarse de píe, delante de la mesa v. con el corta vidrios lubricado hacer una leve presión que recorra la línea de corte. A1 terminar, se golpea suavemente debajo de la línea para ayudar a qué se separaren las partes. Para mayor facilidad, se podrá utilizar una pinza.

Si en los bordes quedan rebarbas éstas se pueden pulir con una piedra de carbonato de silicio o una pulidora eléctrica. Además de pulir cada pieza en sí misma se podrán ajustar en relación al resto de las que componen el diseño. Antes de realizar la soldadura de las diferentes partes, hay que limpiar bien cada pieza con alcohol y encintar sus bordes, en forma pareja, con cinta de cobre autoadherente.

Materiales para realizar manualidades en vidrio

  • Cortavidrios
  • Soldador de 100 wats
  • Estaño
  • Cinta de cobre autoadherente
  • Decapante
  • Pincel
  • Pinzas para sostener las piezas

BricolajeHogar.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<