Imprimir

VERSION IMPRESION

Trabajos en hierro

Podemos considerar al carpintero como el más importante profesional, que a lo largo de la historia ha contribuido al desarrollo del hombre. Sin embargo no debemos olvidar otro personaje que sin el cual hoy en día todavía estaríamos en la edad de piedra. Nos referimos naturalmente a los herreros.

El trabajo de los herreros

En la actualidad, tanto uno como otro han dejado de existir como artesanos, para dar paso a las grandes industrias donde todo se hace en serie, con potentes maquinarias automatizadas y rara vez a mano. Con el presente artículo queremos retomar esta interesante profesión artesanal e irnos introduciendo en las diferentes técnicas empleadas a lo largo del tiempo. Contaremos con la ventaja de obtener la materia prima, el hierro, listo, en tiras uniformes de diferentes grosores v tamaños, con lo que nosotros nos limitaremos a cortar, doblar, pulir, soldar, etc. Ocasionalmente, y para los más expertos, trataremos también de la forja, el encendido de la fragua y la forma de calentar y tratar el metal.

Trucos para trabajos en hierro

Empezaremos con un trabajo sencillo en el que emplearemos piezas de forja ya confeccionadas que podremos encontrar en tiendas especializadas y grandes superficies. Esto nos permitirá una primera toma de contacto con este material sin necesidad de adquirir herramientas para su manipulación. Se trata de colocar una reja sencilla en una pequeña ventana sin necesidad de hacer obra para fijarla. Tradicionalmente la reja suele ir sujeta a la pared por dos sistemas:

  • El primero, mediante unas uñas que entran en el hueco dejado en la pared y más tarde rellenado con cemento.
  • El segundo, mediante colocación de tacos en la pared y tornillos sujetando la reja. Este sistema tiene el inconveniente de que puede ser desmontado.

Nosotros vamos a emplear un nuevo sistema con el que no necesitaremos hacer obra y además que su fijado a la pared sea de tipo permanente y por lo tanto nos dará garantías de seguridad. Para ello bastará con emplear un tubo cuadrado en cuyo interior introduciremos un resorte que presionará un tope y éste a su vez ejercerá presión sobre un espárrago que se introducirá en el agujero predeterminado en la pared.

Mecanismo de construcción de una reja

El mecanismo como se puede ver en los dibujos permanecerá comprimido hasta el momento de colocarlo en su lugar, donde entonces liberaremos el resorte que accionará los pasadores laterales, quedando estos incrustados, por la fuerza del muelle, en el agujero de la pared.

  1. Comenzaremos por cortar uno de los extremos del tubo de manera que dejemos una solapa, donde haremos un agujero del mismo diámetro que el espárrago que nos servirá para fijar la reja a la pared.
  2. A continuación, doblaremos, la solapa hasta cerrarla completamente. Eliminaremos el material sobrante lijando los vértices hasta sacar todas las rebabas. En el otro extremo del tubo haremos exactamente lo mismo excepto que todavía no cerraremos la solapa.
  3. Ahora soldaremos los rosetones al tubo mediante el empleo de la soldadura eléctrica. Será suficiente con dar un punto en los cuatro lazos en contacto con dicho tubo. Para que el acabado sea más vistoso, el punto de soldadura lo efectuaremos por la que más tarde será la parte interior de la ventana. La soldadura con arco metálico no ofrecerá dificultad para nuestros lectores habituales ya que en el N°- 4 y en el N°- 9 dimos el desarrollo de esta técnica.
  4. Seguidamente eliminaremos la escoria producida durante la soldadura y quitaremos las rebabas sobresalientes con la radial.
  5. Una vez soldados todos los puntos, vamos a proceder a introducir los tubos en las diferentes piezas que componen el resorte. Es probable que durante la soldadura haya quedado por la parte interior algún pequeño puntito que pudiera dificultar el libre deslizamiento de las diferentes piezas, por lo tanto comprobaremos este punto por si fuera necesario modificar algunos de los elementos.
  6. De la misma manera introduciremos el resorte y el resto de los componentes.
  7. Con todos los mecanismos del resorte ya en su interior, a excepción del bulón, cerraremos el extremo que antes habíamos dejado abierto, remachándole y lijando como hicimos anteriormente, todas las rebabas.
  8. Por último pintaremos toda la reja antes de colocarla en su lugar. Ya se fabrican pinturas que incluyen en su composición antioxidantes, pero se puede utilizar el método tradicional de dar dos manos de antióxido y después pintar con esmalte sintético.
  9. Con la pintura ya seca marcamos el lugar donde han de ir embutidos los bulones. Éste tiene que tener una profundidad aproximada de 5cm con un espesor similar al del bulón. Si la profundidad es excesiva el resorte perdería su eficacia. En cuanto al diámetro del agujero, si este fuera superior al del bulón, la reja tendría un movimiento poco recomendable.
  10. Es hora de colocar la reja en su lugar la que ajustará perfectamente pues el largo de los tubos ha de coincidir con el hueco de luz de la ventana para evitar posibles manipulaciones. Una vez enfrentados agujeros y bulones liberamos el resorte.

fotos de este artículo

BricolajeHogar.net ©2008 todos los derechos reservados

Imprimir | volver <<