Cómo arreglar un lavavajillas que no funciona bien

Si tenemos un lavaplatos antiguo, seguramente tarde o temprano empezemos a tener problemas y averías debido a su uso y su desgasta. Hay algunos problemas que podemos arreglar nosotros mismos antes de llamar al técnico correspondiente para que nos venga a reparar el problema o tengamos que comprar un nuevo lavavajillas mejor que el que tenemos.

Principales problemas y averías de un lavaplatos

Estos son los problemas más comúnes que nosotros mismo podremos evaluar y buscar la solución sin ayuda profesional.

El lavavajillas se pone en marcha, pero no lava

Revise la rejilla de la entrada de agua; si está obstruida, desmóntela y limpie la con un cepillo de cerda suaves. Examine las paletas, s las encuentra atascada compruebe si algún objeto no ha quedado aprisionad en su trayectoria impidiendo su movimiento.

Funcionamiento ruidoso

Es posible que haya colocado incorrectamente lo platos sobre los soportes bien que éstos hayan sido desplazados de su ubicación correcta por obra deI presión del agua. Otra opción sería un problema de desnivelación de la máquina respecto del piso, o bien que esta superficie presente ondulaciones. Soluciónelo ajustando los tornillos correspondientes.

Los platos no quedan secos

Posiblemente el problema tenga su origen en una sobrecarga de vajilla, o tal vez haya colocado los platos demasiado juntos. Otra posibilidad puede vincularse con la baja temperatura del agua, verifique que ésta se encuentre graduada a 65° C. Si no se trata de ninguna de estas posibilidades, llame al técnico.

Los platos quedan sucios

Tal vez la temperatura del agua sea demasiado baja y no alcance a desengrasar, elévela. Otra posibilidad estriba en un riego insuficiente; revise las tomas de agua y si las encuentra obstruidas, libérelas del atascamiento. Aproveche para examinar la rejilla de la válvula de llenado y si está atascada, desobstrúyala siguiendo las instrucciones del manual.

  • Revise el dosificador de detergente, es posible que éste no se abra durante el proceso; límpielo y examine si el pestillo se encuentra roto o doblado.
  • Busque el manual y verifique si ha utilizado la cantidad de detergente indicada, si el prelavado de platos se realizó correctamente y si seleccionó el programa adecuado.

El lavaplatos No se pone en marcha

La puerta puede estar mal cerrada y, por lo tanto, el proceso no se iniciará. Tal vez sea un problema eléctrico; revise si no ha saltado el fusible o el automático.
Si se trata de un lavavajillas portátil, es posible que la toma de agua esté cerrada, revísela.

El agua que ingresa es insuficiente

Puede ser que la presión de agua sea insuficiente y no posea la fuerza necesaria para ingresar al lavavajillas; el problema puede originarse en la red pública o simplemente porque algún grifo abierto en la vivienda esté disminuyendo el caudal de agua. Si luego de una recorrida comprueba que todos los grifos están cerrados y al abrir alguno la presión de agua es normal, entonces, comuníquese con su técnico.

Previous

El aislamiento térmico de la vivienda

Empotrar los armarios

Next

Deja un comentario

Más artículos de la misma categoría