Cómo elegir un buen sofá

Ideas para elegir un buen sofá

¿Quieres saber qué tipo de estructura es la más resistente? ¿Te interesa conocer qué es eso de las tapicerías antimanchas? Medidas, tendencias del mercado… Toda la información que necesitas para que elegir un buen sofá te resulte más fácil elegir el sofá ideal, o si por el contrario prefieres tapizar y reusar el antiguo sofá de casa de tus padres.

Las medidas ideales de un sofá

Algo han cambiado los sofás desde que en el siglo XVIII se publicaron las medidas ideales: se recomendaba nada menos que 300cm de largo. ¿Un modelo así en las casas de hoy? Impensable. Hoy la medida más demandada son los 200cm y la tendencia es más bien a la baja.

El tamaño del salón influye para escoger el sofá ideal

Y es que el tamaño de los salones sigue siendo el criterio determinante en la elección del sofá. Aceptada esta primera premisa, es necesario tener en cuenta otros factores como la consistencia del asiento. Si te gustan los asientos rígidos deberás optar por uno de gomaespuma con una densidad nunca Inferior a 30kg. Los blandos y muy mullidos están compuestos por una mezcla de gomaespuma picada de 25 a 30kg de densidad y pluma. Para los intermedios, lo mejor es el sistema sándwich: una plancha de pluma, una de gomaespuma y otra de pluma. En cualquiera de los supuestos te recomendamos que elijas un sofá con soporte de cinchas elásticas tensadas a máquina.

Sistema sitting

Una novedad es el sistema sitting, consistente en aplicar a los asientos la filosofía de los colchones: cojines con muelles internos recubiertos de espuma, que no se deforman ni se alteran con la presión. Para los respaldos, lo mejor siguen siendo las plumas, preferiblemente de pato o de oca, porque tienen más curvatura y no se rompen los extremos duros. También se puede alternar con espuma picada. En algunos establecimientos especializados hemos visto los respaldos con fibra hueca antialérgica o siliconada: imita la flexibilidad de la pluma, pero no se deforma y no hace falta ahuecarla. Ha empezado usándose en los respaldos pera es aplicable a cualquier parte del sofá.

La estructura del sofá

Los especialistas no se ponen de acuerdo en cuanto a la importancia de la estructura. Para algunos, siempre que ambas sean de calidad, la única diferencia entre una de madera y otra metálica es el peso. Para otros, las mejores son las de madera y dentro de éstas las de haya.

Probar el sofá antes de comprar

Lo cierto es que las tendencias de la moda apuntan a un modelo que deja algo de la estructura al descubierto, lo que determina la elección de la misma en función de criterios casi estéticos. No obstante, antes de decidirte comprueba su comodidad sentándote en él. Así sabrás si el ángulo de tu espalda es el correcta (la profundidad no debe ser inferior a 70cm) y si la altura se acomoda a tu cuello (de 80 a 90cm). Capítulo aparte merecen los sofás-cama. Los sofás-cama con colchón de muelles resultan un 8 % más caros que los de gomaespuma y los de látex hasta un 30% más. Estéticamente pueden ser idénticos a los normales, va que la mayoría de los fabricantes repiten las modelos, pero su coste se eleva, como media, entre un 30 y un 40%. Asegúrate de que el somier es de láminas de madera.

Previous

Herramientas necesarias para la poda

Recetas con anguilas

Next

Deja un comentario

Más artículos de la misma categoría