Cuidado y protección de muebles de madera

Longevidad en nuestros muebles de madera

Siendo la madera uno de los materiales más presentes dentro de nuestro hogar, es importante aprender los métodos mejores de cuidado y protección de la misma, teniendo en cuenta que la belleza de la madera realzará la habitación en la que se encuentre, generando una atmósfera mucho más rica y acogedora.

Con los consejos que les daremos a continuación, las piezas de mobiliario de madera de nuestro hogar alcanzarán mayor salud y longevidad, perdurando durante años su belleza.

Barniz o cera de abeja

Las mezclas de barniz usan un aceite polimerizante como el aceite de linaza. Una vez aplicado se limpia y queda un aspecto brillante y la madera protegida. El tipo de aceite usado en el barniz se termina evaporando y el resultado es mate, consiguiendo que tus muebles duren mucho más tiempo.

La cera de abejas usa una mezcla con aceite mineral y tiene un resultado muy bueno y natural, el resultado más real. Pero el aceite mineral no se evapora, así que la superficie de la madera quedará algo grasienta.

Posibles daños en la madera

Dentro de los posibles daños sufridos por la madera, se encuentran los de la humedad, las dificultades mecánicas, y los efectos de los insectos. Comenzando por la humedad, uno de los principales peligros de la madera, se suceden sobre todo a la intemperie y bajo los efectos de la lluvia. Si la madera se encuentra al interior, el riesgo es el de la condensación.

Cuidado y protección de muebles de madera

Para esto, la medida más apropiada es la ventilación dentro del hogar. Tanto en los baños y los sótanos, la humedad es constante, siendo necesarios los sistemas de ventilación. Para los muebles exteriores el cuidado es más difícil dada su condición a la intemperie. Para estos debe haber un tratado habitual con aceite, barniz o lasur.

Protección frente a insectos y roturas

El daños producido por insectos, como las termitas, habitualmente se ve con la aparición de orificios en la madera. Los insectos, generalmente las carcomas, actúan en el interior de la madera. Si se verifica la presencia de algún tipo de insecto, es importante una acción rápida, pues se da un contagio hacia los demás muebles.

El tratamiento debe ser con insecticidas. El mueble debe permanecer durante un mes en algún lugar aislado de la casa, habiendo sido rociado con el producto insecticida y envuelto en una lona de plástico.

Para las roturas y rasguños de los muebles de madera, existen diferentes tipos de masillas adecuadas para su recuperación. Frente a los riesgos del sol, en muebles ubicados en el exterior, hay pinturas porosas ideales para su cuidado.

Previous

Humedades en pared

Los muebles de baño se deben adecuar a nuevas dimensiones

Next

Deja un comentario

Más artículos de la misma categoría