Mantenimiento de artefactos eléctricos e instalaciones

Si cualquiera de los electrodomésticos que se emplean en la cocina comienzan a presentar deficiencias en su funcionamiento o dejan de funcionar por completo, lo más probable es que no le que de otra alternativa que recurrir al técnico especializado, ya que resulta prácticamente imposible la reparación casera. Sin embargo, antes de correr al teléfono y solicitar con desesperación la presencia de un especialista realice un mini examen. La idea es descartar causas fácilmente solucionables que nada tienen que ver con los mecanismos de las máquinas, como desperfectos en los enchufes o bien olvidos en la puesta en marcha de los aparatos. Muchas veces estos pequeños detalles suelen costarnos muy caros, ya que aunque simplemente se trate, de una tecla que olvidamos oprimir, el técnico nos cobrará la visita.

En primer término, revise p la clavija del enchufe y verifique si no ha saltado algún fusible como consecuencia de una sobrecarga accidental. Demás está decirle que, antes de iniciar el examen, deberá cortar el suministro de energía. Tampoco se exceda en su afán por encontrar la falla, puede costarle un mal momento si ingresa en áreas técnicas que no conoce.

Busque el manual de instrucciones, léalas detenidamente y revise que no haya olvidado apretar alguna tecla clave.

No obstante, en ciertas situaciones no dude en llamar al técnico y abandone cualquier intento por repararlo, especialmente en las circunstancias que describimos a continuación:

  • Humo: si su aparato comienza a oler a quemado o a despedir humo, corte la corriente, apáguelo y desenchúfele enseguida. Llame a un técnico de inmediato.
  • Fuego: cuando un aparato se incendia suele ser por defectos en la instalación eléctrica, razón por la cual, si lo toca, usted correrá el riesgo de recibir una fuerte descarga. Por lo tanto, desconecte el interruptor principal. De inmediato llame a los bomberos. Mientras tanto, y si puede llegar sin peligro hasta la clavija, desenchufe el aparato y sofoque las llamas con un extintor de espuma seca o dióxido de carbono. Jamás use agua ni intente apagarlo con mantas, si antes no retiró la clavija del enchufe.
  • Sacudones: si al manipular un electrodoméstico recibe lo que vulgarmente denominamos “patada”, desenchúfelo de inmediato sin intentar apagarlo antes de realizar este procedimiento. Luego guarde el aparato y no vuelva a usarlo hasta que el técnico lo repare. Es conveniente colocar un cartel para prevenir a los otros habitantes de la casa.

Si bien las situaciones antes descriptas se pueden presentar en todos los electrodomésticos, existen determinados síntomas de disfuncionalidad que son propios de cada aparato.

Previous

Problemas eléctricos en el lavarropas

Mantenimiento de la fachada de la casa

Next

Deja un comentario

Más artículos de la misma categoría