Mantenimiento de la fachada de la casa

,

Mantenimiento de la fachada de la casa

Por acción del viento, parte del agua de lluvia da contra las fachadas, pero por regla general ello no afecta a la construcción, porque el revoque se cubre con el tiempo de una capa impermeable de hollín y tierra. A veces, sin embargo, los muros más expuestos a la intemperie son penetrados por la humedad por culpa de los ladrillos o de una mala composición del revoque.

Como ninguna de estas causas puede corregirse posteriormente, el único remedio consiste en aplicar una pintura impermeabilizante, transparente o de color, sobre la cara exterior. Estas pinturas están elaboradas por lo general sobre la base de fluatos, y producen la silicificación o saponificación de la superficie, pero sin tapar los poros, de modo que si bien el agua de lluvia no penetra en el revoque, la humedad procedente del interior puede atravesarla con facilidad.

Con mayor frecuencia las paredes están húmedas porque son demasiado delgadas y les falta espacio para absorber el agua exterior y permitir su evaporación sin que llegue al interior.

Grietas en la fachada de la casa

El agua también puede entrar al edificio por una grieta aún no descubierta en el revoque de la fachada, o por las puertas y ventanas. En este último caso el mayor peligro está en las uniones de los marcos con la mampostería o el revoque, donde es inevitable la formación de fisuras debidas al movimiento de la madera. Estas grietas pueden cerrarse confiablemente con masilla elástica.

Pero a menudo el agua se filtra a través de las rendijas de las ventanas cerradas, porque el desagüe del marco inferior está tapado con pintura y no cumple su función. Un remedio eficaz consiste en aplicar en el marco de la ventana, debajo de la hoja, una canaleta protectora de metal que impide la entrada de agua.

Previous

Mantenimiento de artefactos eléctricos e instalaciones

Mantenimiento de las herramientas manuales

Next

Deja un comentario

Más artículos de la misma categoría