¿Por donde empezar el diseño del jardín?

Si acaba de conseguir una casa con un pequeño espacio para jardín, ahí tiene la oportunidad de crear su propio diseño desde la nada. Aquí le ofrecemos el proyecto de un jardín para que pueda seguir su desarrollo y mantenimiento a través de esta sección y de los consejos que se dan en «Los trabajos del cada mes».

El suelo del jardín

La primera pregunta que debe hacerse antes de iniciar ningún proyecto, es: ¿con qué clase de suelo cuenta, ácido (de turba) o alcalino (calizo)? Algunas plantas, como el brezo y los rododendros, aman la acidez; unas pocas, como Clematis y Viburnum gustan de la alcalinidad; pero la mayoría prefieren un suelo neutro ligeramente ácido.

La acidez o alcalinidad del suelo se expresa en función del valor del pH. Dicho valor puede medirse con un equipo para estudiar el suelo de los que venden en el comercio.

El agua pura, por ejemplo, no es ni ácida ni alcalina, y tiene un pH 7, de valor neutro. Cuanto mayor es la lectura del pH, mayor es la alcalinidad; y al contrario, cuanto menor es el pH, más ácido resulta el suelo. Un pH 6,5 (ligeramente ácido) es el nivel al que se crían mejor la mayoría de las plantas.

Si se manifiesta como demasiado ácido el suelo, conviene añadir cal; si demasiado alcalino, habrá que introducir una sustancia como la turba.

Organización imaginativa del diseño del jardín

Esta larga y estrecha parcela que suelen tener los pequeños chalets, pide a gritos una organización imaginativa, por lo que hemos creado para ella una serie de líneas curvas y formas irregulares. De este modo, la vista se siente atraída por las agrupaciones informales de plantas en flor y arbustos, al tiempo que la espaldera cubierta de rosas rompe de forma natural la longitud.

Hemos llenado el jardín de plantas perennes fáciles de cuidar elegidas entre la flora del país, así como de árboles y arbustos locales, bulbos estacionales y rosales para las pérgolas gemelas. Las anuales plantadas en la época correcta del año y las plantas con flores en los maceteros del patio procuran nuevas manchas de color.

Un pequeño porche empedrado a la entrada de la casa, a lo ancho del jardín, proporciona una zona muy conveniente para descansar y comer fuera.

El mantenimiento del jardín

Si usted es ya propietario de un jardín bien cuidado, se ha ahorrado los ensayos iniciales y quizá también los placeres de crear a partir de cero. Pero aún le quedan muchas ocasiones donde ejercer sus talentos.

Sin embargo, cuidado. Si ha adquirido recientemente un jardín desconocido, no se precipite a un trabajo de replantación completa, pues hay muchas perennes que mueren y permanecen latentes bajo tierra, incluso meses enteros, y quizá no sepa que están ahí. Una de las experiencias más gozosas es la de ver cómo un pequeño retoño florece en forma de espléndido clavel chino.

Durante este período de observación no debe descuidar el mantenimiento básico, como la poda, etc.

Deja un comentario